Quinta Normal de Agricultura

Por Ximena Moreno

 “La Quinta Normal tenia, pues, por principal mision la de ser la centinela avanzada del porvenir de la Agricultura”

 

 Primariamente– aunque no exclusivamente-, “la naturaleza” comparece ante el hombre como entidad pragmática1

Como en cualquier campo de estudio, el de los estudios agrarios pretende entregar herramientas para desenvolverse e incidir sobre una materia. Traspasar información y experiencias que buscan una mejoría de las técnicas para trabajar la tierra. La importancia de los estudios agrarios no sólo radica en el establecer conocimientos sobre el cómo cosechar y/o cultivar alimentos a partir de ciertos métodos, sino también, en lo que conlleva la agricultura como causal del asentamiento humano en un lugar específico. Donde a propósito de buscar la soberanía alimentaria se desencadenan complejos aparatos sociales, económicos y políticos en ese lugar de establecimiento2.

La agricultura puede considerarse como un modelo desde donde se han pensado posibles mundos en su facultad de implicar –como causal del asentamiento humano sobre un lugar determinado- el diseño de muchas de las estructuras físicas y abstractas, humanas y no humanas que ocurren en ese lugar. La agricultura supone no sólo un modelo en sí misma, sino que ha dado paso al origen de muchos otros modelos los que en su juntura o yuxtaposición -con todas las complicaciones que eso implica- ayudan a definir un horizonte de éstos, una idea de mundo siguiendo la idea de éste como “la arquitectura del contorno, la unidad de lo que nos rodea. Mundo, señala Ortega, no es la suma de las cosas, sino el “horizonte” de totalidad sobre las cosas y distinto a ellas3 .

Si bien podría considerarse que “en esa totalidad sobre las cosas” la participación humana es parcial (ya que el mundo no sólo se debe a factores humanos), se hace interesante reflexionar cómo incide el ser humano en la construcción de éste y qué tipo de individuos participa en la creación de esa unidad.

Tomando la frase de Alfredo Jaar “El artista crea modelos para pensar el mundo”4, vale la pena pensar sobre la vinculación entre arte-agricultura, considerando a los artistas como los posibles creadores de modelos y a la agricultura como un modelo esencial en la historia del Hombre.

Siguiendo la frase de Jaar podría debatirse sobre el rol de los artistas, sobre qué determina a un individuo como tal, discutir sobre sus habilidades, sobre la exclusividad de éstas, o sobre si cualquier individuo puede operar como un artista al realizar una determinada acción. Si bien la frase abre estos y otros flancos, en términos generales, el enunciado sostiene cómo el arte es un medio a través del cual se pueden crear modelos para pensar el mundo aludiendo a un lenguaje que posibilita creer y pensar en una dimensión que tiene alcance a todos los temas humanos.

Proponiendo este enunciado como una afirmación hipotética, se podría suponer que todos los modelos (al menos creados por humanos) provienen de un hecho artístico. Afirmar que todo acto de crear un modelo para pensar el mundo sería un acto realizado por un artista –en el alero del arte- y por ende vinculado directamente a él.

A partir de esta idea y donde se asumiría entonces la directa vinculación entre agricultura y el arte, vale la pena preguntarse, ¿cómo conviven estos conceptos actualmente y bajo qué otros posibles escenarios dialogan y se encuentran?

Sobre posibles configuraciones de la realidad

En 2014, Andrés Claro se refiere a palabra “creación” y el cómo se utiliza en distintas lenguas: “Es como si el lenguaje guardase una conciencia atávica, la memoria de una instancia inaugural, la creación misma, en que la configuración de un horizonte espacio-temporal compartido, eso que llamamos un mundo, se superpusiese con el trabajo de figuración literaria en eso que llamamos un poema”5.

En su presentación “La creación poética del mundo”6 (Puerto de Ideas, Valparaíso 2015) a partir del análisis de tres poemas, el filósofo hace un ejercicio que evidencia cómo la escritura, según la cultura desde donde se haya realizado, efectúa distintas configuraciones del mundo a partir del lenguaje.

A grandes rasgos su análisis concluye lo siguiente: en las metáforas de Horacio sobre Píndaro (poema occidental, clásico) la configuración del mundo se sostiene de imágenes poéticas idealizadoras, de una ficción donde las imágenes se deben activar en la comparación o metáfora, donde se jerarquiza según un orden vertical, el cielo sobre la tierra, lo alto sobre lo bajo. En el segundo poema, caso de los paralelismos dinámicos de Du Fu sobre Li Po (poema oriental, clásico) el poema relata una realidad inmediata. No se presenta como una ficción literaria y evidencia una experiencia inmediata con el mundo. Hay una correlación dinámica, un orden horizontal donde se encuentra el hombre en el mismo plano con respecto a los demás elementos de la naturaleza.

En el tercer poema, de Ezra Pound (contemporáneo), analiza la presencia de una representación caleidoscópica, un ensamblaje de fragmentos que delatan una configuración de la realidad en base a la yuxtaposición, a la multiplicidad de montajes, a la simultaneidad espacio-temporal. La cual lejos de las metáforas de Horacio y de la correlación china clásica de Du Fu, hace una composición basada en las dinámicas contemporáneas, levantando una imagen poética de la realidad conforme a su cultura y a su tiempo, a partir del lo que él llamaba “el método ideogramático, un modo de pensamiento basado en la yuxtaposición de detalles luminosos particularmente significativos cuyo montaje permitía producir intuiciones más certeras que las derivadas de un desarrollo argumental sistemático”7.

Tomando este ejercicio de Claro como ejemplo, podría decirse que la relación del arte contemporáneo con el mundo se da un esquema similar. En la representación caleidoscópica que configura una idea de mundo, o aquella unidad que nos rodea8. De este modo, la relación actual de la agricultura con el arte probablemente se establece en esa misma dinámica. Entre numerosos fragmentos o “detalles luminosos” que en su puesta en escena permiten establecer posibles ideas de esta relación.

Por una parte, muchos de los discursos del arte contemporáneo se basan en la ideas relacionadas al Antropoceno9 vinculándose a la ecología, al calentamiento global, a las proyecciones de la demografía mundial, al pronóstico de la agricultura según datos que indican una grave disminución de los suelos fértiles, un irreversible crecimiento de la población y una tendencia hacia el cambio climático en muchas zonas del planeta. A gran escala, la agricultura encarna una problemática mundial en cuanto a las dificultades de asegurar soberanía alimentaria en el futuro poniendo en duda la existencia del ser humano. Diagnóstico desde el cual el arte ha establecido diversas relaciones que derivan a pensar modelos sobre nuevos mundos, o al menos a crear estrategias para evitar una crisis humana, desviarla, o rendirse ante ella.

En cuanto a las artes visuales en Chile, existe un fragmento histórico desde el cual se puede establecer otra relación agricultura-arte. El Parque Quinta Normal -originalmente Quinta Normal de Agricultura- tiene una vinculación histórica con la agricultura y el estudio de las ciencias agrarias debido a que fue concebido específicamente para ese fin. “La Quinta Normal de Agricultura es ante todo un establecimiento de enseñanza; su objeto es la difusión de los conocimientos agrícolas, científicos y técnicos por los medios que dispone”10. En el mismo contexto, el Palacio de Versailles, construido en 1918 y sede actual del Museo de Arte Contemporáneo, MAC Quinta Normal, nació con el objetivo de ser la sede de la Sociedad Nacional de Agricultura. Donde luego de este uso, pasó a ser – durante décadas- la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile. Fundada en 1842, la Quinta Normal de Agricultura buscaba promover la profesionalización de los estudios agrarios evidenciando la intención de la época por hacer del parque y sus instalaciones un lugar para la observación de las técnicas agrarias, para el estudio de la naturaleza, y por qué no, desde su fin educativo, un lugar donde crear modelos para pensar el porvenir de la agricultura en Chile y de la sociedad chilena.

Siendo un dato histórico más bien olvidado, esta relación de la agricultura con el Parque Quinta Normal y el MAC Quinta Normal se abre hacia nuevas posibilidades: volver a alojar el deseo de crear nuevos modelos para pensar el mundo, a partir de estudiar la naturaleza –o al menos considerar- aquellos modelos que han sido cruciales en la creación del mundo para crear y pensar otra idea de él.

 

*Imagen de portada: “Vista interior del jardín de invierno”. Breve reseña sobre la Quinta Normal de Agricultura, 1901.

_____________________________________________

*Frase enunciado:  Sada, L. (1860). La Quinta Normal y la Enseñanza de la Agricultura en Chile. Santiago,Chile. Imprenta del Carril.

1 Acevedo, J. (1983) “Hombre y Mundo: Sobre el punto de partida de la filosofía actual”. Ed. De la Facultad de Filosofía, Humanidades y Educación , Universidad de Chile.

2 Esta afirmación no desconoce las complejidades humanas existentes en el nomadismo, pero sí subraya la complejidad de la convivencia en las estructuras humanas que sobretodo atañen al surgimiento de las civilizaciones y luego de las urbes como consecuencia a la actividad agrícola.

3 Acevedo, J. (1983) “Hombre y Mundo: Sobre el punto de partida de la filosofía actual”. Ed. De la Facultad de Filosofía, Humanidades y Educación , Universidad de Chile.

4 Jaar, A. (2013) En: www.alfredojaar.net Última vista: 9 /11/2015.

5 Claro, A. (2014) “ La creación: figuras del poema, configuraciones del mundo”. Ed. Bastante. Satiago, Chile.

6 Puerto de Ideas 2015, Valparaíso, Chile.

7 Sobre el método ideogramático de Pound, ver Gelfin (1982) En: Ferando. P (2015).“El Montaje y el Gesto: dos poéticas del ideograma”.

8 Acevedo, J. (1983) “Hombre y Mundo: Sobre el punto de partida de la filosofía actual”. Ed. De la Facultad de Filosofía, Humanidades y Educación , Universidad de Chile.

9 Nueva era geológica propuesta por Paul Crutzen en el año 2000.

10 Le Feuvre, R. (1901). Breve reseña sobre la Quinta Normal de Agricultura. Santiago, Chile. Imprenta Moderna.